1
1
2
¡Arriésgate! ¡Vale la pena dar la vida!.
3
3
3
4
Te mostramos un camino al servicio de los pobres.
La Congregación de las Hermanitas de los Pobres está al servicio de los Ancianos pobres o de escasos recursos. Los cuida en espíritu de humilde servicio, formando una sola familia siguiendo el ejemplo de nuestra Madre Fundadora Santa Juana Jugan.

Qué hacemos

La Congregación de las Hermanitas de los Pobres está al servicio de los ancianos en los cinco continentes. Los cuida en espíritu de humilde servicio, formando una sola familia y guardando viva la herencia de su fundadora Santa Juana Jugan.





Misión

Servir, defender y promover la vida, esforzándose para responder a las necesidades de las personas mayores de escasos recursos, en su cuidado integral, tanto espiritual como material, con fundamento en los principios, y valores de la Congregación de las Hermanitas de los Pobres, garantizando el respeto y la dignidad de la persona, con criterios éticos y cristianos.


Visión

Ser familia de puertas abiertas, para irradiar la alegría de la hospitalidad, en humilde servicio a las personas mayores, con el fin de que perdure en el tiempo el carisma de nuestra fundadora, Santa Juana Jugan.


Espiritualidad

La espiritualidad cristocéntrica de Santa Juana Jugan, retiene especialmente que, «la verdadera humildad de corazón consiste en ser humilde como Jesús lo ha sido». La humildad así comprendida, la lleva a un empobrecimiento interior que ella traduce por la palabra «pequeñez». Heredera del temperamento altivo y de la firmeza de carácter de las mujeres de su tierra nativa, se deja transformar de tal manera por la acción de Dios «que la humildad parecía como el fondo de su ser».


Quiénes Somos

Somos para la sociedad un referente en el trabajo al servicio desinteresado a favor de los ancianos, testimoniando en medio del mundo el respeto y el valor por la vida hasta su término natural. Ante la avidez de progreso y de libertad de sus contemporáneos, Juana Jugan aporta el testimonio transparente de la revelación de los misterios de Dios a los “pequeños”.

hermanitas de los pobres